Oriunda de América del Sur , la yerba mate es un arbusto silvestre cuyo consumo era muy popular entre los antiguos guaraníes. Según diferentes investigaciones médicas, la yerba mate contiene prácticamente todas las vitaminas necesarias para la vida. De todos sus componentes, la Xantina y la Teophylina son dos alcaloides que se destacan por sus usos terapéuticos. La Xantina primaria en la Yerba Mate, se llama mateína. Pariente de la cafeína, hay tan solo un efecto que parecer ser compartido por todas las xantinas, una suave relajación de los músculos.

Gracias a ella, el mate es un buen dilatador de los bronquios, de manera que puede ser utilizado en el tratamiento del asma. Al igual que otras xantinas, la mateína estimula el sistema nervioso central, pero no crea hábito ni adicción. Actúa como un diurético suave y relaja los conductos sanguíneos periféricos, de manera que reduce la presión sanguínea.

Otra de las propiedades de la Xantina es su facilidad para mejorar la actividad psicomotora sin efectos depresivos posteriores. Si bien, la mateína tiene una constitución similar a la de la cafeína, no presenta sus efectos nocivos. La acción estimulante de la yerba mate es más prolongada que la del café y no tiene sus efectos colaterales como insomnio e irritabilidad.

Más allá de lo que representa culturalmente, el secreto del éxito del mate está en su rica composición química. Contiene agua, celulosa, dextrina, mucílago, glucosa, pentosa, grasa, resinas aromáticas, albúmina, Xantina, Teophylina, cafeína, ácido fólico, ácido caféico, ácido verídico, chorophila, colesterina y aceites esenciales. Además es rica en potasio, litio, sulfuros, carbón, ácidos cítricos, magnesio, manganeso, hierro y aluminio.

Como estimulante natural, el mate elimina la fatiga y favorece la actividad mental y física, ya que actúa tanto sobre el sistema nervioso como en la actividad cerebral. A diferencia de otros estimulantes, no interfiere con el sueño, por el contrario equilibra el ciclo, induciendo un sueño REM (Movimiento ocular rápido), cuando es necesario o aumentando el tiempo de permanencia en estados DELTA (Sueño profundo).

El mate es rico en vitaminas del complejo B, colaborando con el ingreso de azúcar en músculos y nervios y favoreciendo la actividad cerebral. Por su parte, las vitaminas C y E actúan como defensa orgánica y en las fibras del organismo.

A su vez, las sales minerales, juntamente con la Xantina que actúa como vaso dilatador, ayudan al trabajo cardiovascular y la circulación de la sangre. Es bien conocido el efecto del mate como diurético, convirtiéndose en un aliado en el tratamiento de problemas de la vejiga.

Actúa sobre el tubo digestivo activando los movimientos peristálticos, facilita la digestión, ayuda con problemas gástricos y aumenta la evacuación.

Energía y vitalidad natural

Más energía y vitalidad, mayor poder de concentración, menos nerviosismo, agitación y ansiedad y un aumento en la resistencia a la fatiga física y mental, una mejoría del estado de ánimo incluso en estados de depresión, no resulta casual pensar que la ronda de amigos con la que se suele acompañar al mate guarde estrecha relación con este efecto.

El efecto sobre el tracto gastrointestinal van desde la mejora de los procesos de la digestión hasta la habilidad de reparar tejidos deteriorados o enfermos. Por cierto, es muy útil para combatir el estreñimiento, incluso en casos crónicos, ya que la yerba ablanda la materia fecal, pero también logra estimular el movimiento normal de los intestinos.

Como se prepara el mate

Para lograr mayores beneficios del mate, se recomienda mezclar la yerba con algunas plantas medicinales, no solo resalta el sabor, también aumenta sus virtudes.


Ayúdenos a mejorar, díganos si le ha gustado esta información. Gracias!!!