Opiniones sobre el colecho

Las opiniones de los especialistas en pediatría

Una práctica ancestral y absolutamente normal en algunos países orientales como Japón, despertó en Occidente un intenso debate entre las diferentes teorías sobre el colecho, (lecho compartido) o el hábito de que los niños pequeños duerman con sus padres en la cama matrimonial.

Fue el pediatra William Sears el principal promotor de este estilo de criar a los bebés en una primera etapa de su vida, con la afirmación de que esto afianza los vínculos afectivos entre el bebé y sus padres, a su decir, esto redunda en una mayor seguridad en su posterior personalidad y una mayor independencia.

En países como Estados Unidos, el estilo colecho está logrando una mayor cantidad de adeptos, aunque la muy antigua y aceptada costumbre de que el niño cuando despierta a la noche se pase a la cama de sus padres, el colecho ya significa un lugar predefinido en el lecho conyugal, una costumbre que mayormente alivia a la madre en la primera etapa del bebé al no tener que levantarse para amamantarlo.

Aunque la Academia Estadounidense de Pediatría se opone a dicha practica por considerar el lecho matrimonial un entorno poco seguro para el bebé, aseguran que se trata de una de las causas de muerte súbita, amén de que el niño también puede sufrir los efectos de sofocación, apretones y obligado a dormir en posiciones poco favorables para su temprana edad.

Algunos especialista contradicen esta teoría, afirmando que el dormir con los padres es un hecho absolutamente natural en todas las especies de animales, y que los bebés en su primera etapa necesitan de ese calor y protección de parte de sus padres.

Estos especialistas en pediatría también desmienten el argumento de que el colecho es una posible causa de muerte súbita ya que no hay estadísticas fehacientes que avalan esta afirmación.

Paso intermedio, las cunas colecho!!!

 

 

En medio de los debates de los especialistas, muchos padres han optado por un paso intermedio, permitir dormir al bebe en una cuna al lado de su cama, al parecer este nuevo estilo de colecho deja conforme a todos, el bebé está cerca de sus padres, la mamá no tiene que levantarse varias veces por la noche, el tema de seguridad está cubierto y el bebé tiene su lugar propio sin riesgos de apretones.

De igual forma, con este estilo de colecho intermedio, algunos siguen sosteniendo que no es apropiado para el bebé ya que no fomenta la independencia del niño, no brinda a los padres su espacio de intimidad produciendo una invasión en la pareja que puede traer conflictos posteriores si alguno de los progenitores no comparte este estilo de crianza.

Pero todo cambia a partir de los 6 meses de vida del bebé, la teoría de la independencia del niño y que tenga su propio espacio fuera del dormitorio paterno, logra una amplia mayoría, en esta etapa, dormir en otra habitación es parte de ir logrando su propio espacio en este mundo.

Aunque las licencias para irse a la cama de los padres en algún momento de la noche, siga siendo un habito difícil de erradicar.



Contenido Relacionado