Cuidados para diferentes tipos de piel

Cuidado para la piel seca:
De noche, hay que limpiar sólo con cremas limpiadoras o leche de almendras. Después, conviene usar un tónico sin alcohol y nutrir con una crema hidratante y vitaminada.

De día, al levantarse, en caso de querer usar jabón, elegir uno de glicerina, y luego aplicar una crema
hidratante.

Se aconsejan los baños de rostro con agua glicerinada y, una vez a la semana, una mascarilla nutritiva de frutillas o bananas. Hay que evitar estar al aire libre durante mucho tiempo, los jabones alcalinos y astringentes, y todo maquillaje que no sea fluidohidratante. Se debe ingerir fruta, verduras, yema de huevo, hígado, aceites vegetales y, en general, alimentos ricos en vitaminas A y E.



Cuidados para la piel grasa:
Se aconsejan las compresas de manzanilla.
La piel se limpia con agua tibia y jabón neutro, se aplica después un tónico no astringente y una crema nutritiva que reduzca el estado inflamatorio.
Es buena la vida al aire libre y una alimentación con muchos productos crudos, preferentemente verduras y frutas.

Cuidados para la piel hipersensible:
Por la noche, limpiar el rostro con leche o aceite de almendras y agua tibia, y después tonificar con una loción de pepinos recién exprimidos, con leche, o una loción de hiedra terrestre machacada y macerada en una mezcla de agua oxigenada y agua destilada o hervida. Para nutrir, se recomiendan cremas hidratantes y calmantes, una de las más eficaces es la preparada con azalea.
De día, se protege el rostro con aceites o cremas nutritivas.
La mejor mascarilla que se puede utilizar en este caso, que es calmante e hidratante, es la confeccionada a base de zanahorias, pepinos o bananas. Es absolutamente desaconsejado cualquier tratamiento que estire la piel, el agua fría, aplicar masajes o golpecitos y permanecer al aire libre, al sol, sin una protección adecuada.

 

 

Cuidados para la piel mixta:
Cada una de las dos zonas debe tratarse por separado, con la única aplicación común de la crema hidratante.
Después de una leche limpiadora, se debe utilizar un tónico astringente para la parte grasa y otro más suave para la zona seca. Del mismo modo, se utilizan cremas grasas para la parte seca y astringentes para la parte grasa.

Cuidados para la piel marchita:
Por la noche se usa una leche para cutis seco o con aceite de almendras y se estimula el rostro con un tónico.
De día hay que proteger con una crema nutritiva e hidratante.
La mascarilla más adecuada se prepara batiendo una yema de huevo con una cucharadita de miel líquida.