Se denomina trabajo de magia blanca, al trabajo realizado por gente facultada para lograr desterrar de nuestra realidad, alguno de estos fenómenos llamados maleficios, que alteran para mal la vida económica, afectiva y la salud de las personas que son afectadas.

Desterrar las fuerzas negativas o para quitar maleficios: Cuando la mala suerte se instala en nuestras vidas, no sabemos de que manera actuar. Las decepciones, los fracasos y los pasos en falso muchas veces tienen como motor la energía negativa. La envidia, el odio, la antipatía son sentimientos poderosos y energéticos que pueden invadir el lugar en el cual vivimos con consecuencias insospechadas.

En un gran porcentaje, nuestros fracasos son la consecuencia de malas decisiones. Pero a veces se trata de mala suerte, un fenómeno que nace a partir de las energías negativas que se acumulan en los lugares en donde pergeñamos nuestros planes y tomamos nuestras más importantes decisiones. Las energías negativas pueden surgir a partir de muchísimos modos y nunca se alejan solas. Por fortuna existen modos de alejarlas para que no sigan contaminando nuestro hogar.

Hay algunas realidades: a veces por más voluntad, tiempo, trabajo y dedicación que pongamos en alcanzar un objetivo algo se interpone entre nosotros y nuestros logros. Ese algo puede ser por ejemplo, una energía negativa emanada de alguien que nos envidia. Entonces, la primera medida es evitar que ingresen a nuestra casa las personas cuya energía es oscura. Puede tratarse de alguien que nos tiene celos o que guarda algún rencor para con alguien de la casa.

Pero no siempre llega de afuera la mala suerte, también es necesario evitar que quienes viven con nosotros engendren sentimientos encontrados o generen sentimientos negativos, discusiones o gritos por que así se crean las energía negativas.

Una vez que las personas con energía negativa ya no pueden entrar a casa, las energías existentes fueron cambiadas por energías positivas y que sus habitantes logran la armonía necesaria para continuar produciéndola es recién la oportunidad de poder encarar nuestros proyectos con cierta posibilidad de éxito, no solo en el campo económico o laboral, también en el terreno del amor es necesario liberarse de estas fuerzas negativas que no nos permiten llevar una vida normal.

Auyentar la presencia de malos espiritus

El fenómeno de Poltergeist, (presencia de espíritus malignos en la casa) es otra de las manifestaciones increíbles que no permiten el desarrollo verdadero de los individuos, desde el simple malestar diario, hasta la locura, pasando por deseos de suicidio son las consecuencias que pueden desencadenar la presencia de espíritus malignos en el hogar. De más esta decir que es necesario el tratamiento serio y responsable de este fenómeno, nada puede enfrentar una persona ni su grupo familiar que está sufriendo este fenómeno en carne propia, con algún parecido en las causas con la cuestión de las energía negativas, sus efectos no se limitan a una racha de mala suerte, el daño es muy superior y en muchos casos con graves secuencias psicológicas.

Los inicios pueden ser variados, en algunos casos es debido a exposiciones ajenas a la vida de los involucrados, en otros es debido a procesos energéticos de alguno de los miembros de la casa, o allegados, o ex habitantes que hicieron uso indebido o inconsciente de prácticas espiritistas con fines poco claros o de cierto tinte negativo o mal intencionado.

Este fenómeno tampoco desaparece por si solo, es necesaria la consulta con una persona idónea en esta materia (caso contrario la situación puede empeorar) y en muchos casos además se debe acudir a un psicólogo o psiquiatra debido a las consecuencias que este fenómeno puede acarrear para la vida de todos los afectados.

Los efectos de la presencia de espíritus malignos en la casa, tienen un sinfín de posibles expresiones, desde el desgano, pesimismo, apatía, depresión, sensación de fracaso, desesperanza y varios estados nocivos, estos pueden ser algunos de los signos dela presencia de espíritus malignos es su casa, aunque la lista es bastantes extensa. La tarea de expulsión de estos espíritus en muchos casos requiere de varias jornadas de trabajo, luego de un analisis previo del total de las manifestaciones.

Poltergeist, el fenómeno de las casas embrujadas

Una película de la década de los ochenta popularizó el término Poltergeist y mostró un fenómeno hasta entonces poco difundido, objetos que se mueven, luces que aparecen y desaparecen y voces de ultratumba se apoderan de un hogar y hunden a sus habitantes en un mundo de terror. Con ciento de casos reales acreditados a lo largo de la historia, el Poltergeist es un fenómeno muy estudiado del cual sin embargo todavía se tienen más dudas que certezas.

Antiguamente se creía que el origen del Poltergeist era el demonio. Hoy todavía muchos creen que los espíritus de gente muerta pueden ser los responsables del fenómeno. Otros sostienen que los causantes serían personas con disturbios emocionales no resuelto, que presentan ansiedad, histeria, fobia, obsesiones y manías.

Hacia fines de los años 70, dos parasicólogos, Alan Gauld y A. D. Cornell, realizaron un análisis de compilación de quinientos casos ocurridos alrededor del mundo desde el siglo XIX. Del estudio surgieron algunas características generales.

El 64% de los casos había consistido en movimientos de objetos pequeños. El 58% fueron más intensos por las noches. El 36% consistió en objetos de gran tamaño. El 24% el fenómeno duró mas de un año. En el 16 % hubo comunicación entre el Poltergeist y alguna persona. En el 12% hubo abrir y cerrar de puertas y ventanas.

Sin duda, uno de los aspectos más terroríficos del Poltergeist es la aparición de voces desconocidas. Junto con el movimiento de objetos, las levitaciones y los golpes, suelen escucharse palabras que salen de la boca del agente. Generalmente se trata de frases obscenas, que son dichas con un tono de voz distinto al que tienen esas personas.

La teoría de un desarreglo emocional que lleva a un niño o adolecente a mover objetos con la mente convención a gran parte de los investigadores, pero no a todos. El psiquiatra Ian Stevenson, por ejemplo, tuvo la oportunidad de analizar varios casos de este tipo y sugirió que los espíritus realmente pueden ser responsables de más casos de Poltergeist de lo que se piensa. Los espíritus responsables del Poltergeist se los conoce como espíritus malignos. Este tipo de presencia intenta hacer el mal de cualquier manera y una de sus prácticas favoritas es ocasionar destrozos leven en las casas o lugares en los que se manifiesten. Una de sus características es que no suelen atacar directamente a las personas aun que pueden consumir su energía lentamente, y mediante una suerte de guerra psicológica en donde mediante el miedo pueden llevar a la locura a una persona.

Son muchos los que creen que un desajuste emocional que provoca fenómenos de telekinesia puede ser la causa de algunos casos de Poltergeist, pero no todos, algunos sostienen que en muchos casos se trata de espíritus de gente fallecida que aún no logró pasar a una dimensión fuera del mundo de los vivos. Así permanecen cerca de ellos por que tienen alguna cuenta pendiente, pero todos son orígenes probables, lo indudable es que el fenómeno de Poltergeist es una realidad indiscutida.

Dinos si te ha gustado y compártelo con tus amigos!!!