Por que me equivoco al elegir pareja?

En muchas ocasiones durante nuestra vida debemos tomar decisiones, debemos elegir
entre dos o mas alternativas y la duda comienza a plantearse de cual de esos caminos será el mejor para nosotros o para nuestra vida.

Al final y luego de una evaluación profunda, de ver pro y contras de cada alternativa disponible optamos por una de ellas, convencidos de que es la mejor de las posibilidades que teníamos enfrente nuestro.

Así elegimos desde una pareja, un trabajo, las vacaciones, donde vivir, que ropa ponernos, donde ir a comer, un auto para comprar, que ver en el cine, etc, etc.



En ese balance previo, sin darnos cuenta sobre dimensionamos la opción que terminaríamos eligiendo, la cargamos de tantos argumentos a favor que finalmente la opción parece maravillosa en relación a las otras, pero sin darnos cuenta nos estamos poniendo solos en un problema a futuro.

Como suele suceder a menudo, la opción que decidimos como la mejor, no suele ser tan maravillosa como pensamos, diferentes motivos hacen que empecemos poco a poco a pensar que cometimos un error, no supimos optar favorablemente, nos equivocamos nuevamente en tomar la decisión correcta.

En este momento es cuando las opciones que descartamos comienzan a tomar un valor que antes no le dimos, que hubiera pasado si en ves de elegir la opción A hubiera elegido la opción B ? seguramente las cosas hubieran salido mejor o peor aún, mucho mejor.

Esta situación no solo genera angustia por habernos equivocado tan terriblemente, también contribuye a que nuestra valoración personal comienza a mermar y lo peor es que terminamos creyendo que nunca sabemos elegir una pareja correctamente, con ese temor es que luego encaramos las futuras decisiones, convencidos de antemano que seguramente nos volvamos a equivocar y terminamos eligiendo una pareja pensando en el peor de los males.

La realidad es que todo esto no es mas que una trampa de nuestra mente, cuando elegimos formar una pareja, no nos damos el tiempo previo suficiente para conocerla en profundidad y de manera objetiva y dejamos que nuestra mente fantasee a su gusto, idealizamos, sobre valoramos, imaginamos un futuro de enamoramiento eterno, y con todas esas expectativas hacemos un hermoso paquete y se lo depositamos en la espalda a nuestra futura pareja.

Si por alguna de esas trampas de la vida, el otro/a actuó de la misma manera, seguramente ya se imagina el resultado final.

 

Pero realmente nos equivocamos o solo imaginamos un personaje idílico y soñado que no tiene nada que ver con el otro/a?
Pero como tomar la decisión correcta? Bien, el tema fundamental es actuar con madurez, saber que eso que hoy nos deslumbra y maravilla, mañana, seguramente se puede convertir en tedioso y molesto, es saber que la etapa de enamoramiento, científicamente no dura mas de 6 meses como máximo, luego la rutina se encarga de disiparlo, que el otro factor como la buena sexualidad, por si solo no es suficiente, entonces pasado esta etapa inicial el príncipe se vuelve a convertir en sapo y la mujer maravilla se convierte en bruja.

Si no dejamos que nuestra mente cree personajes de fantasía, si no idealizamos como dioses a seres terrenales, y solo dejamos que las cosas sucedan por si solas, seguramente un día nos encontremos a lado de alguien por que simplemente así se dieron las cosas de manera natural.

Por lo tanto no elija pareja según su mente se lo indica, aprenda a dejar que la vida fluya y confíe en que las almas gemelas están destinadas a encontrarse, tarde o temprano, así sucede.

Autor: Ricardo Antonio Sosa

Email: [email protected]

Última edición: 2 de Marzo de 2017