Reforzar el aura contra las agresiones psíquicas

Su escudo ante las agresiones psíquicas

Las personas estamos continuamente expuestas a varios tipos de agresiones por parte del otro en la vida cotidiana, y en cualquier ámbito que sea, el lugar de trabajo, la calle, la casa, etc., en cualquier momento podemos ser víctimas de  discusiones, ataque psicológicos, ataques de ira, pensamientos negativos o simplemente la agresión mental que genera la envidia.

Una realidad con la que hay que convivir, pero de la cual nos tenemos que defender para preservar nuestra mente limpia y clara.

Un aura muy fuerte sirve como natural protección psíquica. Reforzar el aura es mas fácil de lo que pensamos: hay muchas maneras de hacerlo en la vida cotidiana y no es necesaria ninguna preparación ni conocimientos previos para poder generar ese “escudo” que nos mantenga a resguardo de las agresiones externas.



El ejercicio físico es una herramienta útil para reforzar el aura. Se ha observado que mientras hacemos actividad física se elimina mucha energía contaminada, tanto del cuerpo físico como del energético. Además se purifican los chakras, mejora la circulación de energía en todo nuestro organismo y fortalece el centro psíquico de nuestra mente.

Otra forma de reforzar el aura es mediante la meditación, cuando una persona medita, hay mayor fluidez de energía espiritual. Por lo tanto, la meditación tiene un poderoso efecto sobre los campos energéticos.

Es importante aclarar que vale cualquier tipo de meditación y en las condiciones personales que cada quien prefiera.

Trucos para reforzar nuestra aura

Pero además del ejercicio y la meditación, existen ciertos “trucos” que son útiles para nuestra autodefensa psíquica:

1) Sostener las manos frente al cuerpo, con la mano izquierda sobre la mano derecha, es una postura de refuerzo del aura.

2) Cerrar ambas manos, con los dedos pulgares flexionados hacia adentro y poner las manos en los bolsillos. Esta también es una manera de  protegerse y mantenerse calmo en situaciones de violencia psicológica o pensamientos negativos.

3) Cruzar los brazos por delante del pecho y respirar hondo: impide que las energías negativas afecten nuestro centro, y nos ayuda a mantener la calma frente a discusiones y situaciones de tensión.

4) Conectar la lengua con el paladar. Al hacer esto, el circuito entre los meridianos anterior y posterior se completa y por lo tanto aumenta el nivel total de energía pránica del cuerpo.

 

Pruebe con estos simples trucos y verá rápidamente como las agresiones externas dejan de afectarle tal cual lo hacían antes. Es obvio que para evitarlas, deberá tomar otras alternativas, pero de ser inevitables, al menos tendrá un escudo apropiado.



Contenido Relacionado