Taquicardia

Las taquicardias se definen como aceleraciones del ritmo de los latidos del corazón.Constituyen, por tanto, uno de los tipos de arritmia, trastorno que consiste en que el corazón no late de forma rítmica como ocurre en condiciones normales. En las taquicardias se produce un incremento de la frecuencia de los latidos por encima de lo normal; por tanto, no son una enfermedad en sí mismas. En condiciones normales, la frecuencia cardiaca puede variar desde 60 a 100 latidos por minuto, dependiendo de la edad, temperatura, sexo, preparación física de la persona, etc. Cuando la frecuencia cardíaca es superior a 100 latidos por minuto, hablamos de taquicardia.

Causas de las taquicardias

Las taquicardias pueden producirse o bien de forma temporal sin que exista ninguna enfermedad del corazón, o bien ser una manifestación de una enfermedad cardiaca. Cuando nos ponemos nerviosos por algún motivo, hemos fumado en exceso o ante la presencia de fiebre, el organismo suele responder con un aumento del ritmo de los latidos del corazón, que cede cuando desaparece la causa que los produce. La actividad física, el ejercicio, también produce una taquicardia como respuesta normal del corazón. Este tipo de taquicardias no suelen representar ningún peligro para la salud de la persona, aunque sí pueden ser molestas para quien las padece. En cambio, cuando estas taquicardias son permanentes y/o se acompañan de otros síntomas, como un malestar general, mareos, pérdida del conocimiento, etc., sí podemos sospechar que estamos ante una enfermedad del corazón y debemos acudir a un médico para que realice las exploraciones pertinentes. Otras veces la existencia de una infección o la disminución de la cantidad de sangre en nuestro organismo o disminución de los glóbulos rojos de la sangre (anemia) pueden dar lugar a una taquicardia.

Sintomatología

Las taquicardias que no son consecuencia de ninguna enfermedad cardiaca no suelen acompañarse de otros problemas y sólo se notan por una aceleración de las pulsaciones. Otras veces incluso podemos notar a nivel del pecho cómo el corazón parece que late con más rapidez y con más fuerza. En cambio, las taquicardias de las enfermedades del corazón pueden llegar a producir mareos, pérdida de conciencia, y hasta algunas pueden desembocar en la parada del corazón.

Precauciones en las taquicardias

Existen personas más propensas a padecer taquicardias sin causa aparente. En estas personas es recomendable que no ingieran demasiado café (pues la cafeína del café es un estimulante del corazón y acelera el pulso), que eviten fumar, que se tranquilicen ante las situaciones estresantes y que realicen algún tipo de técnica de relajación con el fin de evitar la aparición de taquicardias. En el caso de taquicardias permanentes que no ceden ante las medidas anteriormente expuestas y que aparecen sin causa aparente, es conveniente ponerse en manos de un médico, el cual realizará una historia clínica adecuada, así como las exploraciones necesarias (electrocardiograma, toma de la presión arterial, radiografías de tórax, etc.) para llegar a un diagnóstico, y que, en función de los resultados obtenidos, prescribirá el tratamiento más adecuado. Por supuesto, cabe mencionar que llevar una vida sana en cuanto a comidas, practicar una actividad física regular y abandonar los hábitos nocivos contribuyen a evitar problemas cardiacos.



Contenido Relacionado