Se consideran verduras orgánicas aquellas que son cultivadas en las tierras abonadas con materiales de desechos orgánicos vegetales, también conocidos como “Compost”. En la producción se utiliza el método de ratación de cultivos para lograr la recuperación y el aumento de fertilidad de la tierra, además del control orgánico de plagas para evitar la posibilidad de intoxicación con plaguicidas químicos

Hay que recordar que en el suelo se encuentran una infinidad de seres vivos, insectos y michoorganismos, que reciclan la materia y cuyas deposiciones llegan a un nivel más profundo, donde son mineralizadas por las bacterias y por los hongos.

Así se conforma un suelo ideal para lograr cultivos de gran calidad: los orgánicos.

La práctica de la agroecología, posee características que la diferencia de la agricultura convencional, siendo una de las más importantes, la de trabajar el suelo y devolver el humus, creando un proceso por el cual se abona por intermedio de compost, responsable de liberar nutrientes para que la planta pueda absorverlos.

Las frutas y verduras orgánicas benefician nuestra salud, todas sus Vitaminas y Minerales y Fibras pueden aprovecharse en un ciento por ciento

Por que consumir verduras orgánicas

Para potencias las virtudes de las verduras orgánicas, es aconsejable, en los casos en que la cocción sea optativa, consumirlas frescas y crudas. De esta manera se pueden prevenir numerosas enfermedades y también curarlas.

Recordemos que al cocinar las verduras se evaporan muchos de sus nutrientes y se producen sustancias tóxicas para el organismo, que podrían contribuir a la degeneración celular

Tienen un sabor y aroma más intenso que los cultivados en forma convencional, producto de la ausencia de pesticidas químicos

Al ser producidad en pequeña escala y de forma artesanal, ya que no intervienen maquinarias, garantiza su cuidado y un alto nivel de calidad en la selección del producto final

Las verduras orgánicas tiene un contenido de minerales más alto que las cultivadas en forma convencional, que llega hasta un porcentaje del veinticinco por ciento.

Se puede observar un alto incremento del contenido de calcio, magnesio, potasio, sodio y fosfáto en igual relación con la verdura producida por la agricultura convencional