Consejos populares para madres primerizas

El mejor lugar para el bebé

La mejor incubadora es la madre. A estas conclusiones han llegado un grupo de médicos colombianos después de comprobar que los prematuros que se dejaban en contacto permanente con su madre, se recuperaban más rápidamente que los que eran atendidos en incubadoras.

El recién nacido se encuentra más cómodo instalado como las crías de canguro, recibe el calor de su madre y puede mamar cuando tiene hambre, en las incubadoras, sofisticadas cajas de cristal, siente angustia y desasosiego, por lo que su recuperación de peso es más lenta.

El pelo del bebé provoca acidez

El eterno problema de la acidez de estómago durante el embarazo, según las abuelas, la acidez es síntoma de que al feto le crece el pelo. Pero lo cierto es que tanto si nace con poco o mucho pelo, siempre se sufre acidez. Una manera de evitarla es tomando tres veces al día un compuesto de leche de almendras, zumo de apio y zumo de zanahoria (todo a partes iguales). Esta bebida se tiene que tomar antes de cada comida.

El mejor  paseo con tu bebé en la panza

Un paseo por el bosque puede ser más reconfortante si conocemos los árboles y sus características. Los científicos soviéticos han descubierto que algunas especies, como el fresno, el olivo y el pino ayudan a sentirse fuertes y animosos. Sin embargo otros, como el ciprés o el nogal, repercuten negativamente en el ánimo de las personas.

Durante el embarazo o en época de crecimiento, sentarse a los pies de un fresno es una manera sencilla de hacer acopio de buenas vibraciones.

Boca abajo el bebé descansa mejor

Cada bebé tiene su peculiar forma de descansar, pero si se le acostumbra a que lo haga boca abajo, el reposo es mejor. En esa posición puede expulsar mejor el aire a la vez que robustece los músculos del cuello al levantar la cabeza cuando está despierto. Los niños que descansan así aprende con más facilidad a gatear y a dar la vuelta en la cuna. Pero cuidado, si a tu bebé no le gusta esta posición, no lo obligues, lo importante es que él se encuentre cómodo.

Cuidado de las uñas durante el embarazo

Todo el organismo femenino sufre un desgaste durante el embarazo, y las uñas no son una excepción, es normal que vuelvan más quebradizas y que se rompan con facilidad. Para evitarlo basta con dejarlas un rato en remojo en aceite de oliva tibio y después aplicar un algodón con alcohol yodado. Si se hace con constancia las uñas recobran el vigor perdido en poco tiempo.

Precauciones con la leche de madre

Todos los pediatras están de acuerdo al afirmar que la mejor leche para el bebé es la de su propia madre, pero lo que muchas veces se olvidan de advertir es que para que la leche de la madre sea buena, es recomendable que su dieta alimenticia también lo sea. Si la madre bebe alcohol y mantiene una dieta poco equilibrada, su leche deja de ser la mejor. Los alimentos más recomendables para las madres que crían son los productos lácteos y hortalizas que favorecen la secreción abundante de leche, por ejemplo la col, el anís, el hinojo y la albahaca.

Para procrear hijos varones

Para procrear hijos varones existe un método sencillo, aunque poco científico: la abstinencia en las relaciones íntimas. Según algunas investigaciones después de dos semanas de abstinencia, hay más espermatozoides masculinos en el hombre y como éstos son más rápidos que los femeninos, existen más posibilidades de que lleguen antes al óvulo y lo fecunden. No hay estadísticas de este método pero todas las personas que la han probado aseguran que funciona.

Cuidado con su osito de peluche

El osito es muchas veces el mejor amigo de tu niño, duerme con él, pasea con él y come con él… pero después de algunos días el osito a veces presenta un aspecto lamentable. Algunos son lavables pero otros no, y el osito amigo pasa a ser un peligro por los ácaros y bacterias que aporta a la cuna, a la ropa de tu bebé y a sus manos y boca.

Para limpiarlo debes frotarlo con un algodón ligeramente humedecido en bencina. Al cabo de algunas horas puedes aplicar cualquier producto en aerosol de los que se utilizan para limpiar alfombras, después se deja secar en un lugar bien aireado y al sol y se cepilla suavemente. De este modo el osito puede volver a compartir la cuna con tu niño.



Contenido Relacionado