Beneficios de comer germinados

Los germinados o brotes, al contrario de todos los demás alimentos, aún están vivos cuando los consumimos. Así, la enorme cantidad de nutrientes que poseen los transforman en el alimento más adecuado para corregir las carencias provocadas por la alimentación moderna, muy pobre en cuanto a salud por los tratamientos industriales que quitan valor nutritivo a los alimentos.

Como alimento orgánico y ecológico, las germinados son, entonces, una importante y completa fuente de nutrientes para el organismo humano.

Propiedades de los germinados

Los germinados nos ofrecen: clorofila, enzimas, vitaminas y minerales, todos nutrientes absolutamente indispensables. Las semillas, además, tienen la potencialidad de producir una nueva planta, una nueva vida y transferir este energía vital al cuerpo del hombre.

Esencialmente, están compuestas de una estructura de base (embrión o germen) y de una reserva nutritiva que lo alimenta, todo esto recubierto por una envoltura protectora. Debajo de esta envoltura se esconden todas las reservas de energía que la semilla necesita para crecer y transformarse en una planta.

Por lo tanto, antes de su germinación, las semillas son una fuente excepcional de sustancias energética y nutritivas de reserva, tales comoclúcidos, prótidos, lípidos, sales minerales, vitaminas y fermentos.

Las semillas germinadas son un alimento pre digerido, lo que supone una economía energética para el organismo, al exigir un esfuerzo menor al aparato digestivo, al ser alimentos frescos, no se pierde la energía de sus sustancias activas y debido al alto contenido en enzimas que poseen llega a aprovecharse todas ellas.

Por otro lado, los germinados contienen sustancias amargas y aceites volátiles que favorecen el metabolismo del organismo en general, estimulando así la secreciones del páncreas, los procesos de eliminación de toxinas y desechos y, ademas regenerando la flora intestinal.

Los germinados tienen propiedades depurativas y mineralizantes, y forma parte de las dietas para el tratamiento de tumores malignos.

Por su bajo contenido calorífico, están indicados para las personas que sufren de exceso de peso y, por su condición de alimento integral, sacian al cuerpo durante más tiempo, reduciendo las ganas de comer.

Por todo esto, es apropiado decir que son de un increíble valor nutritivo y una fuente de energía real y eficaz para regenerar y mantener la salud del organismo.

Aportes para la salud de los germinados

Clorofila
La clorofila depura la sangre al eliminar residuos y toxinas del cuerpo, mientras que frena las infecciones y crea un entorno hostil para la reproducción de bacterias, sin actuar directamente sobre el tejido y evitando afectarlo. Por último, desinfecta y cura heridas.

Vitamina A
El germinado de alfalfa poseen más vitamina A que algunas verduras como el tomate o el pimiento verde, y que casi todas las frutas.

Vitamina C
Esta es la sustancia que más aumenta durante los primeros días de germinación de las semillas, la soja germinada aumenta su contenido de vitamina C en un 100% en 5 días, y hasta el 600% en el caso del trigo germinado.

Vitamina E
El trigo germinado llega a incrementar hasta tres veces su contenido de vitamina E, que también es muy abundante en semillas tales como las avena, centeno, alfalfa, sésamo, girasol y almendras.

Vitamina K
Muy abundante en los brotes de alfalfa, esta vitamina es muy eficaz durante el embarazo por su propiedad coagulantes, por lo que previene hemorragias, abortos espontáneos y malformaciones el el feto.

Vitaminas del complejo B
Las vitaminas B1 (tiamina), B” (riboflavina) y B# (niacina) son abundantes en los germinados de almendras, alfalfa, trigo, girasol, centeno y sésamo en brote.

Enzimas
Las enzimas se activan a gran velocidad en el proceso de germinación. Tan solo algunos minutos luego de colocar una semilla en agua, las enzimas hacen de los brotes un alimento fácil de digerir.