Propiedades de los alimentos

Mantener una Dieta saludable, con una tendencia general a la cocina sana, es fundamental para mantener una buena salud.
A continuación encontrará una lista de alimentos saludables con una breve descripción de sus propiedades, y como influyen en su bienestar fisico.

Es importante que los incluye en su alimentación.

Aceitunas: Combaten el estreñimiento y los cálculos biliares. La olivas son capaces de disolver la arenilla y los pequeños cálculos de la vesícula biliar. Las sales minerales que contiene combaten la fermentación intestinal.

Aceite de oliva: Reduce el colesterol y el riesgo de cardiopatías, rebaja los ácidos biliares y previenen la formación de úlceras.

Alcachofa: Su consumo es beneficioso para el tratamiento de enfermedades del hígado.

Albaricoque:Combate la obesidad y las náuseas. Los albaricoques convienen a las personas que necesitan un tratamiento al mismo tiempo tónico y depurativo. El albaricoque es alcalinizante y energético, facilita la regeneración celular y refuerza la resistencia del organismo. Además es rico en vitaminas A y C.

Almendras dulces: Forma carnes saludables y neutralizan la acidez en la sangre.

Apio: Limpia el organismo de toxinas.

Arroz: Rico en fibra y vitaminas del grupo B. Estimula el sistema inmunológico y favorece la digestión.

Brécol: Rico en calcio, vitamina C y fibra. Propiedades anticancerosas.

Castaña: Alimenticia, activa el intestino y alivia los riñones.

Caqui: Nutritivo y antidiarreico.

Cebolla: Expectorante, ideal para el tratamiento de bronquitis. Anticancerígeno.

Cereza: Antiácida, combate indigestiones, anemia, gota y reumatismos. Además fortalecen la sangre, dan buen color y favorece la función renal.

Chirimoya: Muy nutritiva.

Ciruela: Estimula el hígado e intestino. Tiene propiedades laxantes y purificadoras.

Dátil: Aumenta el calor orgánico y la energía nerviosa. Muy nutritivo.

Durazno: Laxante, diurético y alcalino.

Frambuesa: Calma la excitación nerviosa y purifica la sangre.

Fresa: Refrescante, diurética, laxante y disolvente del ácido úrico. Las fresas además de su aroma y gusto exquisito tienen propiedades antigotosas y vermífugas. Las especies silvestres disuelven las concreciones articulares del ácido úrico. Quien cultive fresas y desee darles un sabor asilvestrado, que esparza agujas de pino alrededor de la planta.

Germen de trigo: Su alto contenido en selenio retarda las señales de envejecimiento.

Guindas ácidas: Alcalinizan la sangre.

Granada: Antidiarreico.

Higos y brevas: Tónicos, laxantes y purificadoras del pecho y pulmón.

Huevo: Contiene vitamina A, D y B, hierro y proteínas. En España se consumen 10.000 millones de huevos cada año. Hay que tener cuidado con los huevos de granja. Los antibióticos y tranquilizantes suministrados en ocasiones a las gallinas de granja se trasmiten a sus huevos. Por otra parte, desde finales de los 80, los criadores utilizan harinas cárnicas para alimentarlas, a las que se añaden caroteno idees para dorar las yemas y arsénico para evitar parásitos.

Kéfir: Favorece la circulación, el sistema nervioso, equilibra la flora intestinal.

Kiwi: Contiene 8 veces más vitamina C que el limón.

Leche: Rica en calcio. Sin embargo, hay que tener cuidado con la leche industrial. La picaresca de los empresarios sin escrúpulos no tiene límites. Añadir agua a la leche es un fraude fácilmente detectable.

Levadura de cerveza: Favorece la digestión, embellece la piel y ayuda al corazón a mantenerse en forma. Refuerza las defensas del organismo. Previene la anemia.

Limón: Desinflamantes y purificadores. (Bajan un poco la tensión). Es desintoxicante, astringente y desinflamante.

Manzana: Antiácida, activa el hígado y disuelve el ácido úrico. Se recomienda en afecciones del estómago, vejiga y riñones. Reduce el colesterol.

Melocotón: Es la fruta más importante para los que padecen cáncer.

Melón: Nutritivo y laxante. Se utiliza en casos especiales como emoliente, laxante y diurético. Está recomendado en nefritis y afecciones del hígado.

Mosquetas: Fruto de rosas silvestres. Son estomacales, diuréticas y purificadoras de la sangre.

Naranja: Alcaliniza la sangre, activan el intestino y disuelven el ácido úrico. Es tónica, sedativa y purificadora. Se recomienda para las mujeres embarazadas.

Níspero: Antiácido, laxante y anticatarral. Antidiarreico.

Nuez: Posee la propiedad de eliminar de nuestro cuerpo todas las toxinas y de hacerlo refractario a la acción de muchos venenos.

Pasas: Activan la combustión orgánica, van bien para el cerebro, la memoria y el riñón.

Plátano: Alimenticio y laxante.

Pera: Diurética, digestiva y purificadora de la sangre.

Polen: Recomendado para la depresión, anemia, hipertensión y fatiga mental.

Pomelo: Además de diurético es estomacal.

Sandía: Refrescante y diurética. Está recomendada en los infectados de blenorragia, gonorrea y sífilis.

Soja: Ayuda a prevenir el cáncer de mama, colon y próstata. Disminuye los niveles de colesterol en sangre.

Tomate: Laxante y antiartrítico.

Uva: Evita el estreñimiento y descongestiona el hígado. Previene el cáncer.

Vino: Disminuye el riesgo de ataques cardíacos. Un vaso de vino con la comida protege contra algunas intoxicaciones alimentarías.

Trastornos de la malnutrición

La malnutrición es el desequilibrio o desajuste entre lo que necesita el organismo y lo que se aporta mediante la alimentación. Puede ocurrir por una dieta incorrecta o por alguna enfermedad que incida en los efectos nocivos de los alimentos que se consumen. Entre las manifestaciones más comunes de la malnutrición se encuentran la obesidad, la anorexia nerviosa, la malnutrición proteico-calórica y las deficiencias de minerales y vitaminas.

Obesidad.
La obesidad o peso excesivo es una forma de nutrición incorrecta que provoca muchos problemas de salud. Ocurre cuando el peso es un 20% superior al ideal.

Anorexia nerviosa.
Esta anomalía es un proceso que se caracteriza por una pérdida de peso muy marcada a causa de una restricción voluntaria de la ingesta y/o un excesivo consumo de energía. En muchas ocasiones pone en peligro la salud de la persona que lo sufre. Ocurre con más frecuencia en mujeres jóvenes y es necesario el tratamiento médico especializado.

Malnutrición proteico-calórica.
Se trata de un fenómeno frecuente en los países no industrializados. La falta de proteínas provoca un fallo en el crecimiento y una alteración en los órganos digestivos. Se puede producir una falta de calorías muy marcada.

Deficiencias de minerales y vitaminas.
Estas carencias causan distintas enfermedades. La insuficiencia de hierro provoca anemia, mientras que la falta de yodo origina el bocio y otras alteraciones tiroideas. La falta de vitamina A ocasiona pérdida de visión. Si no existe suficiente vitamina D, los depósitos de calcio de los huesos y de los dientes son escasos y se produce raquitismo. La carencia de vitamina C se llama escorbuto, trastorno que provoca infecciones y heridas y dolor en las articulaciones. La deficiencia en vitamina B1, o beriberi, daña los nervios, el corazón y la circulación. Por último, la falta de vitamina B12 provoca alteraciones sanguíneas y afecta a los nervios.


Ayúdenos a mejorar, díganos si le ha gustado esta información. Gracias!!!